sábado, abril 05, 2008

Sábado y Baudelaire... Merci mon amour!


¿Quién de nosotros, en sus días de ambición, no hubo de soñar el milagro de una
prosa poética, musical, sin ritmo y sin rima, flexible y sacudida lo bastante para ceñirse a
los movimientos líricos del alma, a las ondulaciones del ensueño, a los sobresaltos de la
conciencia?

Charles Baudelaire


Así pasa cuando sucede... un sábado genial abrazada entre sus sábanas... un sábado que fluye, que sigue... que nos da vida.

1 comentario:

Cerberox dijo...

Es así, como se convierte cualquier día inofensivo en un nuevo pasaje de nuestra historia. Aquellos que nos dieron alas para gastarlas con el viento; Nos sostenemos del descanzo del otro para dedicarle un estribillo más fuerte a la vida y ya no basta con una cancíon para resbalar nuestros decires.

Como siempre presente, ferozmente tu y ruckemos en este mismo instante. Posare mi melena en tu almohada y llegaré con las paticas frías.

Amor, he de aquí otro día para debatir sobre la inequidad del mundo, lejos del nuestro.