viernes, enero 02, 2009

2009

Me aterra cuando la poesía empieza a picotearme por todo lado. Es como si repentinamente se me entregara un mazo de llaves para todas las puertas y me impusieran abrir la única que no dé al vacío.
HUILO RUALES
Así empiezo este 2009, con una frase que rompe, desde el silencio hasta la más interna perpetuidad...
¡Feliz comienzo de año... un 2009 que ataca!

2 comentarios:

amor dijo...

escribir es un salto al vacío, pero es grato hacerlo, el vacío suele estar lleno de rosas, rojas y de otros colores

un beso, belén lejana

santi

Cerberox dijo...

El vacio, es la irrefutable realidad de un todo.

Empezamos el año, con ganas de entregar hasta el último fragmento cada día. Mientras tu realizas tu turno, yo me guío por los sueños.

Todo bien, en el cubil.
Un fuerte abrazo, Pequeña.