martes, septiembre 27, 2011

Novedades musicales en Quitolandia

Semana pasada: dos grandes de la música.
Hoy: una descarga de cansancio que me hará poner preposiciones y adjetivos en lugar errados... veamos cómo me va.

Semana pasada (Miércoles): Fernando Delgadillo en Quito. Con invitaciones. Invitaciones agotadas. Conseguí las que necesitaba gracias a una poca de influencia y muchas, muchas, muchas ganas de hacerlo.
Personalmente, soy una adicta a la "canción informal" y nunca creí que iba a pasarme, pero ahí me tenían, como un trapo en el asiento, llorando en la parte final de "Julieta". Digo, no es que me guste tanto la canción, pero la voz de Delgadillo, sus acordes en vivo, la magia del lugar, hicieron que se me quiebre la garganta y se desborde todo lo que podía ser líquido en mí, en ese momento.
Canciones nuevas, canciones viejas... luego otra vez yo gritando por escuchar "Tu Prisa"... en buena hora la cantó.
Dos horas de concierto pero me queda toda una vida para ser feliz recordándolo.

Semana pasada (Sábado): Concierto de Pedro Guerra. El primer concierto que el canario daba en mi país. Canciones viejas, sobre todo las más conocidas... Y vaya calidad de ser humano, tan sencillo, tan carismático... Creo que lo más impresionante de la noche fue cuando nos dijo: "Mi padre escuchaba bastante música latinoamericana... y yo, ayer, me enteré que una canción que la escuché durante toda mi infancia, resultó ser ecuatoriana"... Y nos salió con la "Vasija de Barro" para contento de la audiencia.
Basta con decir: PALCO SEIS + EXCESOS DE EUFORIA


En las noticias locales y avisos parroquiales, estamos de vuelta a la Ginecología (no Obstetricia, gracias).
Quirófano de Emergencias del hospital público más importante de la ciudad... trepanos, correciones óseas. Fentanilos... muchos fentanilos, remifentanilos, efedrinas, epinefrinas, catlones, muchos catlones... sangre aquí, sangre allá... llenar papeles de anestesiología, aprender a llenar esos papeles... errar, errar y seguir errando.
A la final, uno aprende después de tanto...
Siguientes semanas serán en el hospital oncológico y el CETS (Centro de Enfermedades de Transmisión Sexual)... Y Paptest a millares surgir... Antibióticos, muchos imidazoles...

¿Han notado lo bonito que suena "imidazol"?... Me hacen pensar en tabletas parecidas al amanecer...

Bueno, pues eso... No tengo más tiempo de nada que no sea dejar abrazos por escrito para quienes suelen pasar por aquí.
Septiembre va menguando y llega, por fin, mi mes favorito... Aunque no tenga otoños esta ciudad, Octubre llegará con lluvias y con lluvias llegará mi tranquilidad, mi alegría... Me gusta el gris, me gusta la humedad y me gusta, sobre todo, el frío andino que recorre por aquí.

LaBelén de todas las direcciones

3 comentarios:

Aururu dijo...

Esperando con ansias "las lluvias", al igual que tú. ^^

Besos,

Aururu

El GatoPardo dijo...

Fernando Delgadillo y Pedro Guerra!!
Qué afortunada!!!

Un abrazo también informal...

leamsi dijo...

no hay mejor tiempo que en el que se arreglan las inclemencias del tiempo añadiendo ropa, capas y más capas de ropa...
Frío en la cara, dolor en las rodillas al bajar de la moto!!
PD1: ganas de invierno en el sur de España
PD2: he has convencido, así que al devolverte la visita, he decidido quedarme
bss