viernes, septiembre 09, 2011

Viernes con sabor a fracaso // Fotografía: Ella, Gaviota


Mi banda sonora de este viernes ha sido producida por Joaquín Sabina.

De entre las cosas más llamativas resalto hoy que me topé al azar, en la calle, con un libro olvidado. No me imaginaba que fuese Oliverio Girondo el autor de esas páginas, ni que se abriera el libro en su relato del Jueves Santo.

No sé bien si estoy febril o post-traumática, si llevo intoxicación de amores o de nicotina, no lo sé. A lo mejor es solo mi padecimiento de los jueves: los que fueron en los que fui, los que fueron sin mí y los que van a ser conmigo aunque no pueda estar en todos ellos.

Apenas bajé del autobús encendí un tabaco y tomé la misma ruta que tomo para volver a casa desde hace más de 15 años.

No sé bien si hoy tengo excesos de filosofía o alguna enfermedad del DSM-4.

El anciano con el que evito cruzarme en la calle de mi casa pasa golpeando las flores de mi entrada con un palo seco. Y entiendo su enojo, su frustración, su impotencia.

Llegar a una casa donde solo me esperan recuerdos es casi tan dulce como la llovizna de septiembre en mi país.

Las flores siguen y seguirán floreciendo aunque ella no esté aquí. Llegará diciembre y ella volverá, pero hoy no está y yo quisiera no estar tampoco.
Sí, seguiré mirando como la vida pasa del otro lado de mi historia, haciendo acrobacias mientras estoy rendida, jodidamente cansanda, jodidamente gris.

Absurda como mis ojos, desorientada como mis manos, silente y apresurada, paranoica (si cabe la palabra en mi telegrama mental)

No lo sé. Alguien olvidó a Oliverio Girondo en la calle y yo, yo me he olvidado hoy un poco de mí.

5 comentarios:

Artes e escritas dijo...

Alguém esqueceu de propósito, para que alguém o lesse. A sorte foi sua! Um abraço, Yayá.

Belén dijo...

Acho que sim... foi sorte mesmo!! Obrigada pela sua visita ^^

Aururu dijo...

Paranoica, Paranoica.

Me encanta esa palabra.

Mas "olvidar", olvidar no es de mi agrado. No es cierto, no olvidamos lo ignoramos, lo almacenamos, y por supuesto avanzamos. ¿no?

¡Muchos abrazos!

jojoaquin dijo...

me encanta leerte y eso me basta más que cualquier por qué. Besos y gracias por pasarte

Pitt Tristán dijo...

Es una pena que escribas tan poco en tu blog, una pena para tus lectores. Tienes talento, mucho talento para escribir. También formación, claro.
Otra cosa que te digo, desde el más cariñoso respeto, es que tienes una serena belleza que sobrecoge. Me recordó al instante las madonnas del Renacimiento, concretamente las de Pietro Perugino. Busca el cuadro.