martes, marzo 21, 2017

CDMC

"El mundo se encargó de matizarnos en otros tonos, en otros idiomas, en otros fracasos temporales. Con tu geografía agrietándose y la mía rehuyendo nos fuimos encontrando en medio del silencio que supone el desamor.
¿Para qué, me pregunto, íbamos a intentar hallar sentido a estos latidos acompasados por la locura que nos hace sonreír? Citas que no serán nunca, frases que no podremos pronunciar, promesas de futuros que tampoco acabarán por juntarnos, ni siquiera nos permitirán soñar ya.

¿Qué importa que mis intenciones fuesen turbias y las tuyas una puta necesidad vestida de prisas? A nadie le importa aquello que se nos refleja en las despedidas, que se nos escurre de entre las sombras y termina ensuciando nuestras intenciones de mantenernos impolutos a lo largo de la travesía del cotidiano.

Poco importan las guerras que procuremos ganar o las batallas en que nos verán vencidos, lo cierto es que para el universo solo acertamos siendo errores, porque el tiempo, por la geografía, por el qué sé yo de la improbabilidad..."

Otro capítulo de Confesiones de mi Compulsión